viernes, 30 de enero de 2009

Cuaderno de Muerte

Más conocido mundialmente como "Death Note", es un manga escrito por Tsugumi Ohba y dibujado por Takeshi Obata.

La historia comienza con la llegada de un cuaderno de muerte a la tierra desde el mundo de los shinigami (shinigami = personificación de la muerte), este cuaderno, a pesar de su apariencia normal, esconde un terrible secreto, si se escribe en él el nombre de una persona, esa persona morirá.

No es de extrañar que con este tema, el manga haya alcanzado cuotas de éxito altísimas, llegando a ser universalmente conocido y proporcionando grandes extras, como ova´s (historias paralelas), películas, serie de anime, figuras...
Aquí un ejemplo de esas figuras, su precio aproximado en el mercado es de unos 120€ cada una.

Claro esta, que no solo con el tema de salida de esta historia se basta para crear tantísima expectativa, gracias a un buen guión, sin olvidar el dibujo bastante claro y fino, se consigue que a medida que los capítulos se va finalizando, la adicción aumente.

Tras recoger el cuaderno, Light Yagami se convierte en el protagonista tras decidir junto con Ryuk (shinigami poseedor del cuaderno) que la mejor forma para evadir su aburrimiento es cambiar, positivamente o negativamente según se mire, el ciclo de la historia y con ello el destino de todos los seres humanos. Así de esta manera, Light empieza a asesinar a todo aquel que él considera como criminal, poco a poco se convierte en la nueva ley, y por lo tanto en el nuevo Dios de nuestra era, al cual empiezan a llamar “Kira”. Debido a esta medida empiezan a aparecer sus detractores, la policía se moviliza y el mejor detective del mundo, el cual solo se conoce como “L”, se decide a atraparle y desenmascararle.

Hay que decir que el manga es altamente adictivo, por lo menos hasta su quinto tomo, en el que pega un bajón realmente considerable, motivos que comentare más adelante en la zona de destripamiento de la trama, también conocido como “spoilers”.
El manga completo consta de 12 tomos o volúmenes (7, 50€ cada uno) distribuidos por la editorial Glenat, y uno extra en el que se detalla más datos sobre la historia, muestra algunas curiosidades y bocetos previos, este último volumen no ha sido publicado en España.

Algunos datos curiosos que llamaron mi atención del manga fueron, por ejemplo, la advertencia en sus tomos de que la historia es solamente ficción y no realidad, la pequeña introducción del señor Ohba en cada uno de ellos, y la obsesión de este con los shinigami, que el manga y el anime tengan un final distinto pero con la misma decisión y por último que el manga este catalogado como shonen (lectura para adolescente masculino) cuando para mí, al menos, se puede considerar fácilmente como seinen (lectura para adulto).

¡ATENCIÓN EL SIGUIENTE PÁRRAFO CONTIENE SPOILERS!

Empiezo a hacer la crítica de la historia con trama incluida. En mi opinión la historia es realmente espectacular hasta el tomo 5, en el cual se toman una serie de decisiones de guión que sin duda rebajan la calidad de este, me refiero claramente a la subtrama de la Yotsuda y al encarcelamiento de Light, a partir de este momento la historia cae en picado, hasta que posiblemente se vuelva a recuperar, no por mucho tiempo, tras la liberación de este y la muerte de “L”.
Partiendo desde este acontecimiento, se empieza una segunda historia más adelante en el tiempo y con un “supuesto” desarrollo de los personajes principales, a los cuales se añaden dos copias mal hechas del asesinado “L”, denominados como “Near” y “Mello”.
Ahora el duelo es un dos para uno, y se resta emoción y carisma a la trama, claro esta que esto se debe a la emoción que le daba Light en su comienzo y al peculiar carisma de mi personaje favorito, (creo que ya lo he dejado claro antes) “L”.
Momentos en los que la tensión se recupera, son en los momentos cruciales, como son el secuestro de la hermana de Light o la muerte del padre de estos mismos.

¡FIN DE LOS SPOILERS!

En fin, un manga bastante atractivo, y que a pesar de las carencias comentadas anteriormente, merece la pena invertir en él. Sin lugar a dudas una trama singular, grandes giros de guión, extraordinarios duelos mentales entre los protagonistas y algo que al menos yo, considero muy importante, una historia empezada y terminada. Doy gracias a un amigo por insistir en que lo lea y hacer que compruebe porque tanto alboroto alrededor de él.

domingo, 11 de enero de 2009

Odioso cumpleaños

Delante de la tarta, junto a toda esa gente mimada y estúpida, a los que ni siquiera considero mis amigos.
Toda la atención se centra en mí. Odio esa sensación.
Pido el dichoso deseo, no se lo cuento a nadie por dos motivos, el primero y más tradicional, no se cumpliría el deseo, y el segundo y más personal, es demasiado grotesco, animal y exagerado de lo que las personas allí presentes podrían soportar.
Todos aplauden y sonríen. Odio esa sensación.
Cada uno de esos individuos, que parecen inertes y vacíos, han gastado su dinero en pequeños objetos que ni siquiera considero útiles. Un perfume, algo de ropa, alguna película y un disco de música.
Pongo cara de sorprendido y agradezco el detalle. Odio esa sensación.
Cortan la tarta en pedazos aparentemente iguales, lo cierto es que tiene buena pinta hasta que uno la lleva a su boca, donde comprueba realmente que la pastelería, donde ha sido comprada, debía de haber sido quemada hace ya varios años.
Mastico el bizcocho de whisky con mis dientes, noto como se resbala entre ellos. Odio esa sensación.
Cada uno de los sujetos conocidos como "amigos o compañeros" van abandonado mi casa, cada uno de ellos esbozando una sonrisa igualmente falsa pero totalmente diferente.

Cierro la puerta...

Estoy solo, hace mucho que pienso en el suicidio, siempre dicen que el primer paso es pensar en ello, yo creo que ya estoy en el ultimo paso, intentarlo. Aparentemente es fácil, un cuchillo afilado sobre las venas de las muñecas, pastillas con mucho alcohol, baño con un secador enchufado o incluso salto al vació desde la segunda planta, quizás esta no fuese suficiente. Pero a mí siempre me ha gustado lo espectacular. Me siento cómodamente sobre el sillón, inclino mi cabeza hacia el suelo y coloco la escopeta apoyada sobre la alfombra dentro de mi boca. "Todo esta listo", pienso, antes de volarme la tapa de los sesos.

¡Joder!. Ha sido espectacular, justo como quería, mi cabeza ha quedado completamente destrozada. Mis hijos se van a pegar un buen susto cuando vean como he dejado la moqueta y la pared. Me pregunto cuanto tardarán en volver de casa de su madre...
Se abre la puerta, ¡por fin!, son ellos. Menos mal que mi ex-mujer siempre lleva las llaves de casa, sino les hubiera sido imposible ver la actuación estelar de hoy.
Vaya... no pensaba que fueran a tomárselo tan mal, quizás debería haber esperando un par de años más a que los niños fuesen algo mayores... bueno, a lo hecho, pecho. Olvidemos el pasado y veamos que hay al otro lado.

Creía que los años pasarían más rápido cuando uno esta muerto, pero... no es así. En cincuenta años no ha aparecido ni una sola luz blanca a la que seguir, ni tampoco ningún túnel, es más, aún no he visto a nadie como yo. Supongo que eso es lo que yo quería, estar solo.
Os preguntareis que he estado haciendo durante todo este periodo, pues más o menos lo que os imagináis que vais a hacer cuando uno esta muerto. Ver mundo, entrar en todos los sitios gratis, entrar en las habitaciones de los moteles cercanos a las discotecas, asustar a gente... seguro que os hacéis una idea.
Lo cierto, es que ya me estoy cansando de esta situación, pero el problema es que no se como salir de aquí. Quizás sea cierto aquello que dicen que si no eres "bueno" estarás condenado. Pienso que esta es mi condena.
Lo sé, lo sé. Queréis saber como están mis hijos, ¿no?. Bah, no están tan mal. Uno ha tenido una vida difícil, y termino suicidándose como yo, creedme, lo he buscado pero parece que a él lo han mandado al piso de arriba. En cuando a la otra pues... de ella no quiero hablar.
He pensado mucho en como hubiera sido mi vida si aquel once de enero en vez de volarme la cabeza me hubiera tomado un vaso de leche y me hubiera ido a la cama.

Cierro la puerta...

Por fin se han ido todos, tengo muchísimo sueño, me tomaré un vaso de leche mientras que los niños vienen. Al fin y al cabo tampoco ha sido un mal día, he comido tarta gratis, tengo algo de ropa nueva, la película de Lost in Translation y el nuevo disco de Coldplay.
¡Toc, toc!. Menos mal, ya han llegado. ¿Cómo?. ¿La policía?.
- Hola.
- Hola. ¿Es usted Fernado Hernández?.
- Sí, soy yo. ¿Les ha ocurrido algo a mis hijos?.
- Señor, ha ocurrido algo, coja un abrigo y acompáñenos.
- ¿Qué les ha pasado a mis hijos?
- Han tenido un accidente de tráfico. El chico ha fallecido en el acto, la chica esta grave, ahora mismo está de camino hacia el hospital.
- ¿Y mi ex-mujer?
- No la hemos localizado.
- Dios...

miércoles, 7 de enero de 2009

¿Feliz Navidad y próspero año nuevo?

¡Por fin!, se ha acabado la navidad, el comienzo del año y los reyes, por desgracia, solo los magos, todo el mundo vuelve a su rutina habitual, eso sí, con “algo” menos de dinero en los bolsillos que antes de que toda esta etapa navideña empezara. Los niños vuelven al colegio con un regalo bajo el brazo, los mayores se bajan de la bicicleta para poder subir la cuesta de Enero, que este año parece más inclinada que nunca y los ancianos... bueno, ellos se siguen acostando a la misma hora cada día.

Cada año durante estas fechas veo y vuelvo a ver las mismas situaciones que años anteriores, por ejemplo, de cada cuatro anuncios de televisión, tres de ellos son de juguetes, cosa que me alegra bastante, prefiero ver la casa de Mickye Mouse en vez de a Pelé con su disfunción eréctil. Otra cosa que se repite en exceso son las mismas noticias en los telediarios una y otra vez, ejemplos: gatos que cantan canciones navideñas o en su defecto perros, por favor, no denigren de esa manera a los animales. La compra de abetos... ejem... bueno lo que se dice comprar, comprar... tampoco, solo digo que el índice de robos de abetos o árboles similares toma en navidades su cota más alta. La preparación de la cena de nochebuena y de nochevieja y claro esta, ¡cómo no!, como se hace el roscón de reyes, sin hablar del típico roscón gigante que cada año bate su propio record de longitud. Los precios de los percebes, angulas... aún sigo esperando el precio del caviar en navidad, debe de ser apoteósico. Y así, una lista enorme de tópicos navideños.

No es que escriba esto a modo de crítica a la navidad, ni mucho menos, solo que, digamos que si la viese por la calle me daría la vuelta para no encontrármela o como ultimo recurso utilizaría el típico movimiento de cuello hacia arriba a modo de saludo.
Al menos cuando era niño toda esta época se disfruta muchísimo, las vacaciones interminables, los regalos, los mantecados... bueno, eso ahora también me vale e irte a tu pueblo, sí, ese que todo el mundo tiene, al que solo se va por vacaciones y en el que no puedes pasar mas de un par de semanas, pues ese. Aunque las navidades que de verdad tienen que ser divertidas son las de las películas americanas, todo lleno de nieve, la gente cantando por las calles, todo el mundo feliz, y muchos pero que muchos regalos debajo del árbol y eso sin contar los que tienen en los calcetines que cuelgan en la enorme chimenea de ladrillo de su duplex, ¡que envidia¡, ojala tuviera yo unos calcetines...

Y para terminar este monologo de topicazos que menos que una canción navideña o villancico según los entendidos (solo lo hago por rellenar) y una imagen que sin duda ha sido, o al menos para mí, la triunfadora de estas frías y oscuras fiestas.

Aquí, la susodicha imagen.














Aquí, el susodicho villancico.
video

Lo siento, no he podido resistirme. ¡Ay que bonicos!, ¡pero mira, mira como cantan!.